El Carro va a toda velocidad hacia sus objetivos, sin soltar las riendas. Es una carta de acción e ímpetu, por eso escogí el color naranja para el cielo y el rojo para los caballos (y el jinete).